Anime

Antología: Lo que el anime nos dejó este 2018 – 2da. Parte

Por poco y no lo lograba, pero aquí está amigos: La parte final del resumen con lo que el anime nos dejó en este 2018. Por si se perdieron de la primer parte, pueden verla por acá, y empecemos porque la segunda mitad del año vino con mucho que ver.

VERANO

El calendario daba la bienvenida al mes de Julio, que llegó cargado de política, fútbol y varios animes desde el día 1 llegaron para ocupar los pocos espacios dejados por las series recién terminadas, pues la temporada previa aún nos tenía series como Gegege no Kitarou, el remake de Captain Tsubasa, Major 2nd, Persona 5: The Animation, Boku no Hero Academia 3 y Steins;Gate 0.

A estos títulos agregamos las pocas secuelas que se estrenaron en Julio. Primero llegó la tercer temporada de Overlord, donde ya nos empiezan a mostrar los primeros pasos de Ainz-sama hacia el dominio total (o eso es lo que Demiurge cree que su amo desea). Y otra muy esperada fue la tercer temporada de Shingeki no Kyojin, la cual dejaron a medias pues se supone que esta iba a ser de 24 episodios y solo nos dieron la mitad, pero en WIT studio prometen darnos el resto de la serie el próximo año.

Y en cuanto a estrenos, desde el inicio de la temporada tuvimos un pequeño tropiezo…

Pero no ese tipo de tropiezos, bueno si vieron Island sabrán que me refiero a la ‘bienvenida’ que Rinne le pegó a Setsuna, dicha serie estuvo medio lenta pero recompensó a los que siguieron viéndola ya hacia el episodio 9 donde…
En esta temporada también tuvimos spokons, el primero fue Hanebado! que el gancho fue esa gran animación en los mínimos detalles, pero lo que nos cautivó fue ver la química entre un equipo de estudiantes que daban su máximo esfuerzo en cada partida de badminton, además del drama familiar que no dejaba de subir.

También estuvo Harukana Receive, serie de un grupo de chicas que se la pasaban jugando voleibol de playa con trajes de baño ajustados, muy ajustados. Otro que no es spokon, pero que llegó con la mezcla perfecta de fanservice con manservice y litros de alcohol, justo en verano fue Grand Blue,
Y después, llegó otra serie de esas que le hacen a uno preguntar ‘¿Japón, qué ching@#$%?’. Por sii con Mahou Shoujo Ore no tuvieron suficiente, en verano llegó Back Street Girls: Gokudolls, serie en la que unos yakuzas con serios problemas (y no solo de alcohol) que por arrruinar un trabajo su jefe les impuso el peor castigo, y así se convirtieron por arte de magia (y una cirugía en Tailandia) en todas unas idols…

Despues llegó Chuukan Kanriroku Tonegawa, un spin-off del anime Kaiji en el que vemos como un hombre aburrido juega y apuesta con las vidas de otros, al igual que en Kaiji. Y porque no podíamos tener una temporada sin sentir el peligro de la ONU, para quienes disfruten de los personajes pequeños y lindos llegó Sunohara-sou no Kanrinin-san, que ofreció eso y un harem. En serio Japón, ¿Qué ching@#$%?
Y cómo no hay temporada completa sin un Isekai, esta temporada tuvimos dos nuevos, uno de estos pasó sin pena ni gloria con un malísimo diseño de personajes, guión, visuales y animación, ni para qué ponerlo aquí. Pero también tuvimos Isekai Maou to Shoukan Shoujo no Dorei Majutsu, otro isekai con un diseño no tan malo, divertido y con mucho fanservice, digamos que en lo que uno falló, al otro le fue bien.
Otro tipo de series que no pueden faltar son las ‘edgy’ esas que destacan ya sea por personajes oscuros o porque contienen escenas muy sangrientas, y en esta temporada tuvimos dos, empezando por Satsuriku no Tenshi, serie que nos mostró el bizarro vínculo entre un asesino serial y una chica con deseos de morir, y una extraña promesa

La otra fue la reencarnación de Yuno Gasai pero en vez de Yuuki tenemos una linda loli en Happy Sugar Life, ahí vimos cómo todos los personajes tenían serios problemas mentales y traumas psicológicos, quién creería que detrás de esa angelical sonrisa se esconde una peligrosa psicópata, ¿Verdad?

La dosis de acción, suspenso y mafia llegó de manos de un japonés y un americano sin nada en común pero que tras conocerse se hacen muy amigos, por supuesto hablo de Banana Fish donde todo lo que ocurre es en torno a una droga altamente mortal, y también de los constantes abusos de los que Ash fue objeto desde que era niño.
Esta temporada también tuvimos risas, por una lado Chio-chan no Tsuugakuro mostrándonos que ir a la escuela no siempre es algo sencillo, pero quienes de verdad nos hicieron reir fueron estas tres chicas

Asobi Asobase, una comedia en la que tres chicas se la pasaban en su club, ‘grupo de estudio de jugadores’, hicieron prácticas sobre juegos, dond hacian locuras y ejercicios tan divertidos como este:

Otro anime con comedia pero zukhulento fue Yuragi-sou no Yuuna-san, donde el joven Kogarashi se encontró con el lugar ideal para vivir, una residencia con aguas termales económica que alberga espíritus yokai, incluyendo una sexy fantasma con mega-oppais.
Y de quienes nos dieron Jojo’s (el estudio y el director de la serie) nos llegó Hataraku Saibou, la versión japonesa de Osmosis Jones pero con más acción por mililitro de sangre y unos personajes tan adorables que nos enseñaron a tener cuidado de no sufrir cortadas, y que de paso nos dieron diabetes

Una que llegó y que se convirtió en mi serie favorita del verano fue Planet With. Esta serie no fue adaptada de un manga o novela por lo que no sabíamos casi nada de qué iba a tratarse, sólo se sabía que tendría robots porque así estaba en la imagen visual, pero al ser un trabajo original del mangaka Satoshi Mizukami, autor de las historietas Spirit Circle y Lucifer and the Biscuit Hammer, sabíamos que no iba a decepcionar, y en mi opinión logró lo que DITF no pudo hacer: darnos una historia entretenida, lógica dentro de su contexto, entretenida, personajes bien construidos y entrañables, y eso que aquella tuvo el doble de episodios.

En las clases de historia con algo de sangre y un arte algo chocante, Angolmois: Genkou Kassenki nos llevó a uno de los tantos pasajes de la historia bélica nipona. También para quienes son fanáticos de las historias de vampiros, Sirius the Jaeger llegó con una historia que prometía aunque no tanto, digamos que esta no decepcionó. Y finalmente el anime purificador de almas en turno, que fue High Score Girl.

La temática de los videojuegos no es ajena al mundo del anime, donde hemos visto desde parodias hasta adaptaciones de conocidos títulos (pa’pronto, Persona 5: The Animation), pero esta serie le hablaba a un público en particular, a aquellos que crecieron en la década de los 90’s y que se gastaban sus monedas de a peso en las maquinitas. Este anime es un tributo a esa ‘vieja escuela’, que mediante la historia de cómo Haruo disfruta día a día de algún videojuego, ya sea solo en su casa o en compañía de su dolor de cabeza llamado Akira en algún local con juegos. Lo que al principio pensé que solo mostrarían una historia simplona para medio cubrir el objetivo de la serie, vender videojuegos en Japón, pero nos dieron una linda historia de dos jóvenes y cómo algo tan simple pudo acercarlos, y ahora estamos ansiosos por conocer cómo concluirá la historia.

OTOÑO

La temporada actual nos trajo muchas series, ya que en la anterior casi casi que pasó la barredora y se llevó muchas series en emisión, dejando solo Banana FishChuukan Kanriroku Tonegawa.

En los últimos días de septiembre se estrenaron los primeros episodios de Double Decker! Doug & Kirill, serie policiaca y spin-off de Tiger & Bunny, con la típica dinámica de policía bueno y policía malo (o algo así) la cual se desarrolla no se si en paralelo o en alguna linea de tiempo distinta a la que conocimos en la serie que protagonizaron Kaburagi y Barnaby, pero que nos dejó un gran ending, «Buntline Special» del grupo de J-Rock Vickeblanka.

Uno de los retornos mas esperados fue el de Touma Kamijou. Si amigos, después de siete años de espera en esta temporada tuvimos el gusto de ver la tercer entrega de la saga de novelas Toaru Majutsu no Index, la cual nos sigue contando los conflictos entre las ramas científicas y religiosas, en los cuales Touma y la linda, agradable y considerara ‘Index’ se verán involucrados (quieran o no). Lo bueno es que viene aún más de este universo, pues ya están confirmadas para el próximo año la tercer temporada de Toaru Kagaku no Railgun, y como si otra serie de MIsaka no fuese suficiente, también se estrenará Torau Kagaku no Accelerator, donde veremos más del esper clase 5 conocido como Accelerator.

Otra conocida que regresó fue Jojo no Kimyou na Bouken: Ougon no Kaze, por supuesto sus fans estaban más que extasiados al ver adaptada la quinta parte de esta famosa serie de mangas del autor Hirohiko Araki, en la que lo que veamos por doquier es acción desenfrenada.

Y la mano de la débil justicia llegaba con la segunda temporada de Phoenix Wright: Ace Attorney, adaptación del famoso videojuego donde el protagonista, el abogado Ryuuichi, tiene que defender a cada uno de los inculpados, teniendo que enfrentarse a un Juez manipulable y a un fiscal de hierro (a veces extraño Danganronpa).
Desde el reino de Fiore regresaba un poderoso grupo de magos y hechiceros que le hacen frente al mal sin temor alguno. Así es, Natsu, Lucy y sus amigos volvieron en la última temporada de Fairy Tail donde vimos como la amistad, más que ser un lazo que los una es la base de su fuerza, lo que los lleva a ser imparables.

La serie que tanto esperaron sus fans, por mucho tiempo, regresó. Por supuesto hablamos de la segunda temporada de Golden Kamuy

Solo fueron tres meses de espera pero los valieron. Las locuras subieron de intensidad y cada capítulo es mas emocionante que el otro, siempre manteniendo un elemento importante en la trama: la comida. Ahora, con ustedes la secuela realmente esperada por miles de fans en el mundo

Desde el año pasado, tras la exhibición en cines de Sword Art Online: Ordinal Scale, se anunció que este proyecto tendría una nueva adaptación y por supuesto todo el fandom se emocionó de saber que podrían ver más de ‘Kirito’, Asuna y sus demás amigos, y más al saber que la serie durará al aire por un año pues tiene confirmados 50 episodios. Por lo pronto, esta serie tiene la atención de todos, pues es una de las series más conocidas con una base de fans que crece, y con ello también sus haters, quienes tienen como deporte favorito hacer notar los fallos en la narrativa de las novelas escritas por Reki Kawahara. Como dije esa secuela fue muy esperada, esta otra fue todo lo contrario…

En momentos de la primer parte de Tokyo Ghoul:re se notaba que sí leían el manga, con una animación medio chafa en las peleas pero otras bien ejecutadas y a un ritmo decente y omitiendo relativamente poca información o trasfondo de los personajes, creímos que la continuación estaría decente para los estándares de estudio Pierrot. Sin embargo cayó como una bomba cuando anunciaron que dicha continuación solo iba a constar de 12 episodios. Haciendo cuentas, el manga de TK:re consta de 180 capítulos, la primer temporada del anime cubrió por ahí del 60, dejando por adaptar 120 capítulos, desde ahí muchos quedamos de acuerdo en algo: será una mala adaptación, lo cual me quedó claro al cerrar el primer episodio, era mediocre. Pero basta de rant, quizás en otra ocasión hable del tema, que ahora toca hablar de las nuevas y emocionantes series que se estrenaron.

Empezamos por un Isekai, sí amigos tal como lo leen. Tensei Shitara Slime Datta Ken tuvo una buen inicio, cliché y nada novedoso pero lo hicieron entretenido y gracioso para luego llevar la serie a un punto donde podrán darnos acción y peleas serias. Sea que sea el rumbo que decidan tomar, solo espero que no se olviden de la comedia. Tuvimos otro isekai esta temporada, pero parece que lo hicieron más como para tratar de motivar a los japonenes para elevar las bajas tazas de natalidad que tienen allá, así que, moving on…

Una de las series con inicios más «polemicos» fue Goblin Slayer. Esta serie que pareciera haberse inspirado en los juegos de Dungeons & Dragons, tuvo un inicio por demás sangriento y explícito, en los foros llovieron las quejas y desde entonces al inicio de cada episodio hay una leyenda de advertencia, que no siempre es necesaria pues si bien la trama es violenta, hay otras series que son más fuertes que esta, aunque aún no sabemos si estarán guardadndo algo pesado para su arco final.
Otra que se estrenó fue Karakuri Circus, la historia de Masaru, un niño que quedó huerfano tras la muerte de su padre, quien le dejó una gran fortuna, la cual lo deja en cierto estado vulnerable pues algunas personas tratarán de matarlo para quedarse con la herencia, por suerte logra conocer a Narumi y Shirogane, quienes estarán ahí para protegerlo. También tuvimos Release the Spyce, una serie protagonizada por Momo y sus compañeras en la central de Tsukikage, serie que mezclaba la acción con moe. No, no el de los Simpsons.
Otra que no sabíamos como iba a terminar fue RErideD: Tokigoe no Derrida, anime futurista que se mezclaba con acción, suspenso y viajes en el tiempo, este tipo de series o quedan bien o no quedan, lamentablemente fue este último el resultado. El genero de los mechas también estuvo presente y de la mano de Trigger llegó SSSS.Gridman, quienes después de co-producir DITF se echaban esta serie protagonizada por un joven similar a su anterior protagonista pero con amnesia, la historia es medio simple pero las escenas de acción y las batallas hacen que se medio libre, ahora que si agregamos a su cast de chicas (o solo con Rikka Takarada) ya se salva.

Otra que sí nos decepcionó fue Radiant, que terminó como el típico shounen protagonizado por un joven que busca ser mas fuerte para junto a sus amigos vencer a los malos, aún seguirá al aire así que a ver como le va. Para los fans de los deportes pesados llegó Hinomaru Zumou (la cual me recordó a una serie llamada All Out, por las similitudes entre sus protagonistas), anime donde vemos al joven Ushio esforzarse junto a sus compañeros del club para escalar posisiones y ser los mejores en el máximo torneo escolar de batallas de sumo, ¿Lograrán alcanzar su meta? Pero ese no fue el único spokon, pues tambien se estrenó Kaze ga Tsuyoku Fuiteiru, serie enfocada al atletismo, donde un grupo de jóvenes novatos que fueron chantajeados liderados por Haiji buscarán (o al menos lo están intentando) ganar la competencia Hakone Ekiden. Y el último spokon es Tsurune: Kazemai Koukou Kyuudou-bu de KyoAni, aquí conocimos a Minato, un joven recién ingresado a preparatoria que de niño solía practicar el tiro con arco pero un lamentable suceso hizo que dejara ese deporte ahora en su nueva escuela y tras la insistencia de su amigo Seiya, se une al club de tiro de arco, donde conoce a Kaito, Nanao y Ryouhei. Es una buena serie, la historia ya no es tan amocionante como las series previas sino que esta tiene una carga mas dramática/emocional por los cambios que estos jóvenes están atravesando.

Otro más alegre fue Anima Yell!!, serie de una chica que siempre quiso ser una animadora y que junto a sus amigas hizo su propio club escolar, serie sencilla pero es solo para reír y pasar un buen rato viendo a chicas lindas pasándola bien, el tipo de trabajos que esperaría del estudio Doga Kobo. Y hablando de chicas lindas…

Esta serie llegó sin decir nada, o sea no se sabía nada del staff o de qué se trataría pero terminó siendo una de las gratas sorpresas que recibimos: una serie cómica de un grupo de idols zombies que son manejadas (que diga, representadas) por un sujeto bien loco, tiene momentos algo dramáticos pero siempre hay momentos para reí y ¿Rapear?

Otra comedia con chicas lindas es Tonari no Kyuuketsuki-san, un slice of life protagonizado por Akari Amano, una chica despreocupada con padres despreocupados que sin objetar nada dejaron que su hija se quedase a vivir con una vampira solitaria otaku. Y ¿Oyeron esas sirenas? Si amigos, la ONU llegó otra vez, ahora con Uchi no Maid ga Uzasugiru!, una serie de una loli-rusa poco sociable tras la pérdida de su madre, y que su padre por no poder cuidarla y atenderla decide contratar una niñera, y que mejor opción que una ex-soldado de las fuerzas de autodefensa de Japón, en serio que hay japoneses con serios problemas. Aunque no solo son ellos, pues en Gaikotsu Shotenin Honda-san vimos que hasta para un turista que visita dicho país cualquier cosa podría ser algo normal, en dicha serie vemos el día a día de Honda-san, un amable empleado representado con forma de esqueleto, el trabaja en una librería y disfruta de atender a sus clientes aunque algunos lleguen con peticiones bizarras, una buena comedia que definitivamente merece ser una serie regular y no un corto de 10 minutos.

Y hablando de libros, una serie que no sé por qué se molestan en seguir haciendo. Ore ga Suki nano wa Imouto dakedo Imouto ja Nai es una historia de una chica que está enamorada de su hermano mayor, fin.  Pensé que seria entretenida pero no, lo que es peor es que hasta la animación está completamente descuidada desde el episodio 2 (lo confieso, le di chance y hasta ahí aguanté), después de eso creo que valoro un poco más a Eromanga Sensei. Y ya como dije eso y sé que iré al infierno, solo espero que sea como lo muestran en Beelzebub-jou no Okinimesu mama. Otra comedia romántica que recibimos fue Kishuku Gakkou no Juliet, donde vemos de nuevo la historia de Romeo y Julieta, esta vez representada por una pareja de jóvenes de preparatoria que son parte de grupos enemigos, está entretenida y tiene fanservice del bueno así que le damos una manita arriba, a ver como termina pues la serie finaliza hoy.

Y ya que estamos en series románticas hablemos de Yagate Kimi ni Naru, serie que en lo personal disfruto mucho, desde el arte, su música, los personajes y sobre todo la historia que nos cuenta, es cierto que al inicio nos la vendían con el tag de ‘Yuri’, pero me alegra que no haya sido del tipo ‘Citrus’o ‘Netzusou Trap’ en las cuales la relación entre sus protagonistas se sentía forzada, pero en esta serie no, en esta lograron mostrar como Yuu y Touko logran crear un vínculo basado en una necesidad que ellas tienen aunque estas no sean las mismas. El amor es difícil, y en esta serie de momento lograron mostrárnoslo y bien, solo espero a ver el desenlace de esta historia.

Otra buena serie que llegó fue Irozuku Sekai no Ashita kara, la historia de Hitomi, una adolescente perteneciente a una familia de magos que es incapaz de ver los colores, y que su abuela decide enviarla a la época en que ella era joven para corregir eso. Suena simple pero es algo más complejo y bien desarrollado, pues la protagonista no ve todo en escala de grises por algún problema visual sino que ella carece de emociones, que es el apartado mas cargado de la serie pues la protagonista tendrá mucho que experimentar para poco a poco cambiar su forma de ser y poder ver de lo por años se perdió. Con una excelente animación por parte de P.A. Works, esta es de las mejores dramas de la temporada.

Y finalmente (que lamentablemente nos tardaremos en ver su desenlace porque este llegará en una película que quien sabe si podremos ver en este lado del mundo), de la mano de estudio CloverWorks llegó Bunny Girl Senpai, que es como me referiré de ahora a esta serie porque Seishun Buta Yarou wa Bunny Girl Senpai no Yume wo Minai es un poco largo. Esta serie llegó sorprendiéndonos, pues la sinopsis era muy simple y en la imagen promocional solo nos mostraban a una linda chica (Mai Sakurajima, a.k.a. best girl) en traje de sexy conejito, incluso así apareció en el primer episodio.

Pero ese solo fue un gancho para llamar nuestra atención, y funcionó. Bunny Girl Senpai nos muestra varias historias ligadas que ocurren en torno a Sakuta Azusagawa y algo llamado ‘síndrome de la pubertad’, que son reacciones emocionales y físicas causadas por las diversas situaciones que estén pasando. El primer episodio es muy bueno, Sakuta es el tipo de personaje frío, honesto, sarcástico, pero considerado con su hermana menor Kaede, ellos dos se llevan bien y tienen en común que padecieron de aquel síndrome tiempo atrás, tras conocer a Mai  y ver por lo que ella pasaba decide ayudarla. Ese sería el resumen de los dos primeros episodios y hasta ahí lo dejo, porque esta serie es una que tienen que ver, tiene buenos momentos, una historia que te atrapa, momentos graciosos y un buen opening.

Y así cerramos este resumen con lo que el anime nos dejó en este año por concluir, pero eso no significa el fin pues en menos de dos semanas llegarán mas series, Y cuéntennos ¿Siguieron alguna de estas series?  ¿Hay una serie que no listé pero que ustedes sí vieron? Déjennos sus comentarios, queremos saber más sobre lo que ustedes ven. Y estén pendientes porque en poco más llegará nuestra tradicional guía de las secuelas anime que llegarán en el (cada vez mas próximo) mes de enero de 2019. Así que hasta la próxima, y sigan viendo anime!

Comments
To Top